El 20 de octubre pasado celebramos un nuevo encuentro  -celebración interreligiosa-  (y ¡ya son diez!) con motivo del Día Internacional para la erradicación de la pobreza. Un encuentro celebrativo e interreligioso desde una visión esperanzada y constructiva pero al mismo tiempo reivindicativa y de denuncia. Estuvo organizado por Fe y Justicia juntamente, en esta ocasión, con Servicio del Laicado, Centro BerriOna, Delegación de Migraciones, Ali-Etxea-Sansomendi, Unidad pastoral Sta Mª de Olárizu, Acción Católica, Cáritas, Iglesia evangélica “La casa del Padre”…

Se hizo bajo el lema: “Pon la cara a lo in-visible”. Es decir: da la cara, no escondas la cara…ante la situación que sufren tantas personas pobres. Pon cara a las personas que sufren pobreza, exclusión e injusticia. Acércate, conócelas, ponte a su lado…

No dejes que las personas pobres sean invisibles. No pases ante ellas –despreocupado- como si no existiesen. Haz visible el dolor, el sufrimiento, la injusticia, la pobreza poniéndoles cara. Haz visible lo que la sociedad se empeña en ocultar.

El rechazo, la aversión, el miedo e incluso el odio al pobre tiene un nombre. Se llama APOROFOFIA. Y la aporofobia (dice Adela Cortina) es un atentado diario contra la dignidad, el bienser y el bienestar de las personas; y contra la democracia.

Con una cuidada escenografía, con un nutrido grupo de personas en distintos papeles y tareas y con unos apoyos audios y visuales preparados, se fue desarrollando la celebración. Cinco momentos, que iban presentando las dinamizadoras, son los que fueron dando forma y sentido al encuentro.

 

  • Poner nombre.

¿Cómo explicar una realidad, cómo implicarnos en ella, si no sabemos ni siquiera cómo nombrarla? Cuando no sabemos poner una palabra precisa a lo que ocurre, a las situaciones que afectan a las personas… ¿cómo vamos a poder implicarnos y comprometernos en su transformación?

  • Poner rostro.

Distintas personas que en primera persona testimoniaron su experiencia y dieron la cara por las personas pobres, excluidas con las que están o trabajan.

  • Poner Palabra sagrada.

En este tercer momento  -con respeto y atención-  escuchamos unos textos de los Libros sagrados de distintas religiones, o tradiciones religiosas, leídos o cantados por personas pertenecientes a esa religión.

La Palabra con mayúsculas que da sentido y voz a nuestras palabras.

  • Poner la cara. El compromiso.

Con una reflexión en grupos pequeños para comprometemos a dar la cara, a hacer visibles y luchar por la transformación de las situaciones de injusticia y pobreza.

  • A no ser mudos.

Y para ello, ya sabemos, hay que empezar por no ser sordos.

Terminaba el encuentro con una manifestación hasta la calle, fuera del local, donde detrás de una pancarta que ponía “Contra la pobreza, ¡da la cara! Mas hechos y menos palabras” “Pobreziaren kontra, aurre egin!”, se leyó el manifiesto que se repartió entre los asistentes y entre las personas que pasaban por la calle.

Un encuentro y un manifiesto que se suman y unen a los diversos encuentros, manifestaciones, comunicados y protestas ciudadanas  que esta semana se han llevado a cabo con motivo del Día internacional para la erradicación de la pobreza.

En uno de los momentos, dos personas muy bien caracterizadas de pobres, nos fueron dando unas tarjetas con una frase. Entre ellas una que ponía esta frase de E. Galeano y que la dejamos aquí para vuestra reflexión.

El mundo se divide, sobre todo, entre indignos e indignados, y ya sabrá cada quien de qué lado quiere o puede estar...”

Manifiesto euskera

Manifiesto castellano